¿POR QUE NUESTRO COLEGIO SE LLAMA LOS ACACIOS?

El nombre proviene de acacia, árbol que forma un genero muy numeroso, con mas de 500 especies, proviene del Griego ákantha que significa espina, algunas tan grande, afiladas y abundantes como la temible Acacia Búfalo de África Oriental, que puede ocasionar graves heridas a un hombre.

Por extensión, se aplica el nombre de acacia a otros árboles de aspecto similar, pero pertenecientes a familias distintas, como la Acacia Tres Espinas (Gleditschia triacantos), la sófora (Sophora japónica) o la Robinia pseudoacacia. Estas especies son conocidas en jardinería con el nombre genérico de Falsas Acacias.

Como árbol ornamental, una de las acacias mas cultivadas en jardinería es la Mimosa (Acacia dealbata). Florece de forma vistosa en julio, como anuncio de la primavera que se avecina. Sus perfumadas flores no tienen pétalos, pero numerosos estambres.

Con madera acacia seyal revestida de oro se construyo el Arca de la Alianza, que contiene el pacto de Dios con su pueblo y es elemento que sigue uniendo a todo el pueblo hebreo, a pesar de su perdida y de los siglos de diáspora. Mucho tiempo después de la construcción de la mítica Arca, los cristianos identificaron a Jesucristo como la Nueva Alianza, pues afirmaban que los pecados del pueblo de Dios habían invalidado la antigua Alianza. El Mesías no es ajeno a la acacia.

Según una tradición, la corona de Cristo era de espinas de Acacia y de ellas salían rayos luminosos.
En Arabia preislámica existían tres diosas muy veneradas: al-Lat, al-Uzza y Manat, a las que llamaban “Hijas de Dios”. El santuario de al-lat era un bloque de granito, la de Manat una gran piedra negra, mientras que al-Uzza, la mas importante de las tres, tenia su lugar principal de veneración en que el valle de Nakhala, entre Taif y la Meca. Su santuario consistía en tres grandes acacias.

En la China antigua, las acacias también están asociadas al conocimiento, la luz y la verdad, representan al invierno en el altar del Sol. El invierno se considera sinónimo de la luz y sabiduría, pues tras el solsticio de invierno, el sol comienza a elevarse sobre el horizonte. Es el principio yang, que significa el lado visible y luminoso de la realidad, frente a su opuesto yin, que es el mundo oculto y tenebroso.

Para la masonería, la acacia también posee un alto valor simbólico. Es un árbol sagrado, símbolo de la resurrección de quienes entregan su vida por sus semejantes, también representa la incorruptibilidad y simboliza la sabiduría.

Toda persona debe conocer la Acacia, que es poseer la sabiduría conducente al descubrimiento de la esencia de las virtudes del espíritu humano.